Pepe, se desmarca

Por Edgar Hernández*/Línea Caliente

La crisis política en Veracruz sigue rebotando y arrojando saldos nada positivos para el PRI y altamente destructivos para la Fidelidad.

En el ring Duarte y Héctor.

El primero como que quiere y no puede; como que medio se justifica sin dejar de rabiar contra Miguel Angel Yunes Linares, mientras el aspirante Héctor Yunes Landa persiste en llevar el diferendo a una confronta sinfín al menos hasta el “Destape”, e insistir en disminuir y descalificar a Javier Duarte y llevarlo al terreno de los madrazos.

Duarte como que recula a medias.

O fue regañado por Fidel o recibió una llamada de México en donde se le reconviene y exige no ahondar más en ese pleito de cantina en donde como que quiere y no puede sacar los fierros y que utiliza el chistorete como camino al amedrentamiento.

Héctor, al dejar recibir las prebendas, apoyos de toda índole.

Hay quien afirma que no habrá más apoyo financiero y ya la prensa oficialista adelanta, a nombre del gobierno, que Yolanda Gutiérrez Carlín “la comadre”,  deberá presentar su renuncia a Secretaría de Protección Civil, como paso previo a la remoción del Consejero Presidente del Ople, Alejandro Bonilla, la renuncia del Director de Tránsito y Vialidad, Edmundo Martínez Zaleta, el desconocimiento y cese de todo apoyo al nuevo dirigente estatal de la CNC Juan Carlos Molina Palacios, y el mandar a la goma al ejército de recomendados que aceptó el gobierno de Duarte hasta antes del pleito bautizado como “Cañagate”.

El desgreñe, sin embargo, ahí no para.

En esa barahúnda la Fidelidad hace lo posible por penetrar a José Francisco Yunes Zorrilla y meterlo al mismo caldero hirviendo en donde está Héctor a quien azuzan para que se vaya por la libre y sea un candidato independiente.

Pepe, sin embargo, solo se ha remitido a responder en los mismos términos que utilizó el señor Javier Duarte, el pasado domingo cuando aludió que el senador aprobó la elevación de impuestos federales, el IVA y ahora, según se interpreta presenta renuencia con los tributos estatales.

En realidad lo que ha dicho Pepe es que hay que apegarse a la transparencia, al uso de recursos de manera honesta, a buscar vías alternas de ingresos, a no utilizar las nuevas fuentes de ingresos para el gasto corriente y pago de deuda y a sanear la nómina ya que hay gente que cobra hasta 500 mil pesos mensuales.

La de Pepe ha sido una estrategia institucional, no de pleito o bronca directa lo cual le ha concitado simpatía entre la opinión pública y su propio partido hoy en la orfandad.

Pepe pues, ni abdica del PRI, ni se confronta con el desatado e incontrolable Javier Duarte y aguarda tiempos.

El “destape” está en puerta.

El, Pepe, ya trae una etiqueta y bajo ninguna circunstancia no entrará al juego sucio lleno de marrullerías que le pretende imponer Fidel Herrera. El aun senador de la república actuará contra ellos cuando sea gobernador.

Y es que justamente el negrito de Nopaltepec es la mano negra, es la que mece la cuna. Es quien con premeditación, alevosía y ventaja aconsejó al pupilo Duarte mandar a comprar la hoy legendaria caña de pescar y utilizar el foro del compadre de Héctor para humillarlo y provocar con ello la ruptura dejando al mismo tiempo el campo abierto, con los Yunes afuera, para jugar el juego del perpetuamiento.

Todo a sabiendas que el centro, que la federación y el PRI están como dormidos, como en un estado de hibernación observando que el desmadre que sea traen Fidel y Javier podría ocasionar la pérdida de la plaza gestando con ello, en el 2018, la activación de la mecha de la derrota de la Presidencia de la república.

Y es que a estas alturas para nadie es secreto el descomunal posicionamiento y proyección a las nubes de Miguel Angel Yunes Linares quien está de plácemes.

No cabe de gusto.

Es la manzana de la discordia que todo mundo quiere probar. Es el objeto del deseo. Es más, anhela que se siga hablando mal de él, que se diga que es el peor pillo, el peor marido, el del síndrome del “perro chihuahueño”, el que liberó al Chapo, que le gusta la pederastia, que se llevó hasta las aspirinas del ISSSTE y que es el enemigo público número uno de Veracruz.

Eso le encanta. Bien sabe que el efecto boomerang está a su favor.

La victimización –tal como se ha observado en los últimos 11 años- lo ha colocado no solo en el debate veracruzano, sino en el nacional mismo que para el PAN representa hoy por hoy su principal activo. Vaya hasta el presidente de la Comisión de Seguridad en el Congreso de la Unión. ¡Vaya suerte de pelado!

Todo ello de tal suerte que si hoy fueran las elecciones para renovar la gubernatura arrasaría con una sola promesa: cárcel para Fidel y los demás saqueadores.

El tema de la “Caña” de pescar si bien permitió pintar una raya con los Yunes rojos, más bien con todo el clan, fue la cereza del pastel para el de Soledad de Doblado, que tiene de cabeza y en la más abierta desesperación a la Fidelidad. El, Miguel Angel Yunes Linares y no Héctor es el gran ganador.

Desde luego sin dejar de considerar que en el daño colateral está Pepe, quien a pesar del cambio de tablero avanza en la consolidación de su candidatura hoy entorpecida por el ruido que le provoca el mismo “Tío” Héctor.

Pepe ya sabe lo que trae entre manos y solo tiene que mantener el cuidado y distancia para no dejarse meter en el lodazal.

Para el PRI, en paralelo, la bronca le ha significado la división total. La destrucción de los pálidos intentos de ejercer la democracia partidista al ser rehén de un despotismo nada ilustrado del binomio Fidel- Duarte.

Hablamos de un PRI veracruzano cuya personalidad institucional se ve desdibujada al no saber cuál es el siguiente paso justo este día en que inicia el proceso electoral de renovación de la gubernatura y el Congreso del estado.

Justo cuando arranca la carrera por la nominación al máximo cargo de elección popular en Veracruz con un periodo límite de tan solo ocho semanas –diciembre no cuenta- y el arranque de una precampaña que no podría aguantar más allá de febrero del 2016.

Hoy el conflicto y la división ya no tienen camino de retorno.

Los hombres del poder aldeano seguirán por su lado buscando encontrar con la linterna de Diógenes, al hombre mientras el centro de poder y conflicto de Los Pinos recomponer el entuerto que ha dejado la docena trágica llevando como abanderado a José Francisco Yunes Zorrilla, “¡Solo Pepe, por favor!”.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo

This entry was posted in noticias. Bookmark the permalink.

Comments

Comments are closed.