El Búmeran

Por Andrés Timoteo/Texto Irreverente/Notiver

EL BÚMERAN

En la historia del congreso local se ha visto de todo, desde ‘tomas’ de la tribuna, exhibición de cucharas gigantes, encadenamiento de diputados al atril, amenazas de liarse a golpes, chiflidos, ‘mentadas’ maternas, sombrerazos y hasta un legislador que llegó al lugar montado en un caballo bailarín, pero nunca se había llegado al extremo de bloquear totalmente el acceso al inmueble.

Ayer la engallada fracción legislativa del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) estableció un récord en el concurso de los absurdos al cerrar con candados y cadenas las entradas al palacio de la calle Encanto para impedir que se realizara la sesión programada. De tajo, los legisladores morenistas pisotearon el derecho constitucional a la libertad de tránsito y, por supuesto, al funcionamiento de un poder soberano.

El argumento que expusieron para tal espectáculo fue evitar la supuesta imposición de 12 magistrados vacantes en el Tribunal Superior de Justicia (TSJE), los cuales serían votados por la diputación permanente, pero se les estropeó el gusto de festejar pues ayer mismo el gobernador Miguel Ángel Yunes anunció que no enviará las propuestas para esas magistraturas vacantes. Los desarmó y se fueron como llegaron, con sus cadenas y candados.

Aunque legalmente le corresponde hacerlo, el mandatario estatal optó por una decisión de cortesía -pues no estaba obligado a hacerlo- para que su sucesor, el morenista Cuitláhuac García, sea quien proponga a los candidatos a ocupar esos cargos. Empero, el acto de cerrar los accesos al recinto legislativo sirvió para tres cosas. Una, para la nota periodística y la otra para confirmar que a los diputados de Morena se les agotó el discurso, omiten el debate y son escasos en el cabildeo.

Impedir el ingreso al congreso local confirmó en automático que no hubieran podido detener el nombramiento de los doce magistrados usando los instrumentos legales y que su alianza con los priistas y los llamados “independientes” tampoco les alcanzaba para lograr su objetivo. En la sesión anterior cuando se nombró al titular de la Fiscalía Especializada para el combate a la Corrupción, tomaron la tribuna legislativa y ahora de plano lo hicieron con el edificio entero.

Y aquí entra la tercera arista del caso. Morena abrió la puerta para lo que vendrá en la próxima legislatura. Si hoy se aventuraron a bloquear el acceso a un inmueble público, ya se puede hacer lo que sea para tratar de impedir sesiones que no les convengan a los grupos legislativos o a los intereses partidistas. La próxima oposición a Morena tiene el camino marcado: todo es posible, ya no hay límites.

Cuando Cuitláhuac García sea gobernador y Morena tenga el control de la legislatura, tendrán que enfrentar lo que ayer enseñaron.  Seguramente no faltará el incendiario que quiera prenderle fuego al palacio legislativo ni aquel que esparza polvo picapica cuando se pretenda votar alguna ley que vaya contra el interés partidista o que se le atribuya a un beneficio político del gobernante en turno. Esto en política es un búmeran, lo que arrojan se devuelve tarde o temprano.

This entry was posted in noticias. Bookmark the permalink.

Comments

Comments are closed.