Los Excesos del Poder

 

Por: MARYJOSE GAMBOA

 


Semana llena de escándalos, los excesos de los que pueden y los que bien saben que no van a poder, estuvieron presentes en cada momento y día a día. Varios temas de suma importancia ocuparon los principales espacios en los medios locales y nacionales y por si fuera poco, la semana remata con otras dos bombas, el asesinato del aspirante a la Alcaldía de la Antigua por el PAN Enrique Marín y las declaraciones de Bernardo Téllez asegurando que esto puede poner en “alerta” al resto de los candidatos de la entidad.

 

La noticia, como hace un par de años cuando asesinaron al Alcalde electo del municipio de Rodríguez Clara, Gregorio Barradas, le ha dado en unas cuantas horas la vuelta al país, y no es para menos, si además del hecho en sí, el encargado de la mesa política del PAN Bernardo Téllez, declara y con razones de sobra, que las especulaciones respecto al crimen de Marín, despierta temor para el proceso electoral que se aproxima en el estado.

 

El panista Enrique Marín, ex Alcalde del municipio de Soledad de Doblado, fue asesinado la mañana de este viernes de cinco disparos, cuando salía de su domicilio particular. El asesinato, fue calificado por Bernardo Téllez como “un aviso muy feo”.

 

La falta de credibilidad ganada a pulso, de la Procuraduría General de Justicia del Estado -quien atrajo las investigaciones sobre el crimen- y el ya de por si enrarecido clima político en la entidad, abren un abanico de especulaciones dignas de una novela de terror e impunidad. El hecho de que el encargado de la mesa política del PAN, sugiera que esto puede provocar que haya candidatos, sobre todo de oposición, que decidan mejor “no entrarle”, es un tema que rebasa por mucho las guerras mediáticas que se desatan en cada proceso.

 

“Quienes empiezan a caminar por comunidades, requieren la confianza de que lo pueden hacer en libertad, ahora ya no hablamos de amenazas, sino de que gente esté perdiendo la vida”, declaró Bernardo Téllez ante medios de la capital del estado.

 

Sin duda, una de las semanas políticas y mediáticamente más complicadas para la administración de Javier Duarte, la percepción nacional, que además acierta, es que Veracruz atraviesa por una severa crisis de gobernabilidad y de desconfianza por parte de los ciudadanos.

 

La ruptura de la alianza PAN-PRD por intromisión directa de Gobierno del estado, la deuda de más de 40 mil millones de pesos publicada por la propia Secretaría de Hacienda, el viaje de los diputados priistas a España cortesía del congreso, el reconocimiento por parte del delegado de SEDESOL en la entidad que el 53% de los municipios del estado viven en condiciones de pobreza extrema, la amenaza de personal de la Secretaría de Turismo de denunciar ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos por encontrar cámaras y micrófonos en la dependencia, incluido los baños, y el asesinato de Enrique Marín, ponen a Veracruz en el ojo del huracán. Todo en solo siete días.

 

Algo tendrá que hacer Javier Duarte para tratar de rescatar la imagen de su gobierno, está claro que la aceptación pública –recordemos que fue la propia oficina de Comunicación Social del Gobierno quien mandó a difundir la foto del ex mandatario- del retorno al poder del Fidel Herrera, los escándalos pre electores, las deudas y el asesinato de un aspirante de un partido de oposición en medio de la guerra desatada entre Gobierno y fuerzas políticas opositoras, ponen al Gobierno del estado en jaque. Se prevé que será muy difícil para el Gobernador y sus “estrategas”, lograr salir bien librados de este torbellino político nacional.

 

Insisten…

 

Aun así y con todo los problemas reales que Gobierno del estado tiene que enfrentar, continúan permitiendo que las “mentes brillantes del palacio” sean quienes decidan a que temas darles prioridad, y en este momento lo principal para ellos, es continuar con una campaña de difamaciones e injurias en contra de determinados personajes considerados “incómodos”, por alza la voz en determinado momento, la nueva víctima, el periodista Jorge Morales.

Ayer se difundió a través de correos electrónicos, que al periodista Jorge Morales.. .“Le dieron un tapón de boca por protagonista”, porque según Rocío Ojeda, miembro de la Comisión Estatal para la “Defensa” de los Periodistas en la entidad, si se han atendido a por lo menos 26 reporteros por “riesgos de seguridad”.

 

Abusados, para empezar, lo que Jorge Morales denunció fue el excesivo salario que se adjudicaron algunos funcionarios de la comisión, como la propia Secretaria Ejecutiva Namiko Matzumoto. La respuesta de Matzumoto -por cierto, brillante también- es que el asunto era de carácter “confidencial” y por ende no tenía por qué ventilarlo el periodista a los medios. Olvida Matzumoto, que al menos hay que disimular cierta transparencia en el manejo de los recursos públicos.

 

Y para rematar, si se va a dar el reporte, se tiene que hacer de manera oficial, con datos, nombres y cifras, y una amplia explicación, de por qué los compañeros corren “riesgos de seguridad”…¿Entonces? ¿Hay o no hay inseguridad en Veracruz? ¿Los reporteros están en riesgo? ¿Por qué?, ¿Quién los persigue? Y la Procuraduría de Justicia del Estado tiene estos reportes? ¿Se sigue alguna investigación? De ser así ¿Cuándo habrá resultados?

 

Dice además Rocío Ojeda, que se ofrecieron 13 asesorías y se atendieron 11 solicitudes, puede ser, pero ¿Quiénes son los afectados y cuando destina la comisión en apoyos mensuales para ellos? Hasta hoy, las pocas reuniones de la Comisión, han sido prácticamente a puerta cerrada, se invitan a dos o tres “reporteros oficiales” y al resto, a los “rebeldes”, a los que de verdad requieren protección ni siquiera se les avisa o ¿Dónde se pueden checar las fechas de las reuniones? Le aseguro que pocos, muy pocos, lo saben. Inconcebible de verdad, que Gobierno del estado destine recursos y por más de 15 millones de pesos, a comisiones que solo sirven para levantar más críticas, porque simple y sencillamente nadie les cree.

 

Y más inconcebible aun, que de verdad crea Javier Duarte que la inmensa, indescriptible, casi inenarrable estupidez de quienes ejecutan la guerra sucia electrónica, le servirá de algo. El barco se hunde, y lo único que se les ocurre, son chulecorreos, escritos por un pobre hombre que apenas hila dos palabras, y de autoría intelectual, de una mujer igual de ignorante, porque una cosa es ser perverso y no tener escrúpulos, y otra muy distinta es ser listo.

 

maryjosegamboa@hotmail.com Tw @maryjosegamboa

 

This entry was posted in noticias. Bookmark the permalink.

Comments

Deja un comentario