Ali Jamenei: “Una negociación genuina jamás vendría de alguien como Donald Trump”

IRN08. TEHERÁN (IRÁN).- El líder supremo de Irán, <HIT>Ali</HIT>…”></h5>
<h5 style=El Guía Supremo iraní se ha reunido con Shinzo Abe, quien ha tratado de rebajar la tensión entre EEUU e Irán, que ha aumentado por la imposición de sanciones por parte de los americanos a los persas y por el ataque a dos petroleros en el Golfo de Omán
Por LLUÍS MIQUEL HURTADO/El Mundo

Hay veces en que voluntariamente el medio se antepone al mismo mensaje para transmitir una idea. Algo así ha ocurrido este jueves, durante el esperado encuentro que han mantenido el Guía Supremo de Irán, Ali Jamenei, y el primer ministro japonés Shinzo Abe. Estaba previsto que el nipón le transmitiera un mensaje que le había dado el presidente estadounidense Donald Trump anteriormente, durante una cumbre bilateral mantenida en Japón. Jamenei no emitió este mensaje; sí, hasta televisada, la respuesta.

“No tengo la menor duda de su buena intención ni de su seriedad. Pero, en cuanto a lo que usted ha transmitido del presidente de Estados Unidos, no considero en intercambiar mensajes con Donald Trump. No tengo respuesta alguna que darle ni se la daré”, ha dicho Jamenei ante las cámaras. Un “no” rotundo a negociar en las condiciones actuales, casi al mismo tiempo en que dos buques petroleros ardían en aguas cercanas del mar de Omán, tras presuntamente ser atacados.

Poco después, en Twitter, las cuentas vinculadas a quien tiene la última palabra en los asuntos de Irán han ampliado su respuesta: “No creemos para nada que EEUU esté buscando negociaciones genuinas con Irán; porque unas negociaciones genuinas no vendrían jamás de personas como Trump”, han publicado. “El presidente estadounidense se reunió y habló con usted [Shinzo Abe], también de Irán. Pero, tras volver de Japón, inmediatamente impuso sanciones en la industria petroquímica. ¿Es esto honestidad?”, ha añadido el gran ayatolá.

La idea, a tenor de los mensajes de Ali Jamenei, es esta: Irán no está dispuesto a sentarse a negociar a menos que Estados Unidos dé marcha atrás en algunas de las sanciones leoninas que, desde hace un año, están contribuyendo al empobrecimiento de la población. Mientras tanto, como dice uno de los tuits del Líder Supremo, “por la gracia de Dios, sin negociaciones, y a pesar de las sanciones, progresaremos”. La fuerte devaluación que ha experimentado el rial este año y la inflación suponen un lastre.

Así concluye una semana de visitas internacionales a Irán que han sabido a poco a quienes esperaban que tanto la llegada primera del ministro Exteriores alemán, Heiko Maas, como la de Abe supusieran un punto de inflexión. Pero, a tenor de los acontecimientos de hoy, la situación parece que seguirá enquistada. Con todo, el dirigente Irán se ha llevado una impresión más positiva del dirigente japonés, cuyo país, han recordado los iraníes, es un comprador tradicional de su petróleo, ahora impedido.

Heiko Maas, por su parte, ha sido criticado en la prensa iraní estos días por el tono mantenido durante su encuentro con su homólogo iraní, Mohamed Yavad Zarif. En particular, se le ha señalado negativamente por exigir a Irán el mantenimiento de sus compromisos con el acuerdo nuclear sin precisar medidas que garanticen el cumplimiento de la parte europea del acuerdo -facilitar y promover el comercio con Irán-. Una de las frases de Maas que más dolió fue: “No podemos hacer milagros”.

El “milagro”, por ahora, es convencer a Donald Trump de que dé un paso atrás en su ímpetu sancionador. Algo que será más difícil tras el incidente de los dos petroleros, uno de los cuales, por cierto, propiedad de Japón. Un ataque, todavía de autor desconocido, que parece destinado a torpedear cualquier esfuerzo de rebajar la tensión y evitar una escalada que desemboque en un conflicto abierto. “Como poco, sospechoso”, ha aseverado el ministro de Exteriores iraní. Por contra, para los críticos de Irán, se ha tratado de un golpe de sus fuerzas paramilitares con intención de añadir presión al ‘impasse’.

Share: