Después de 18 años… lista la México-Tuxpan

En 1994 la construcción de la carretera fue truncada por la crisis financiera; Felipe Calderón quiere cerrar su sexenio con la conclusión de esta vía; deben terminarla en noviembre.

 


La obra debe quedar lista en noviembre de este año y ser una de las últimas que inaugure en su sexenio el presidente Felipe Calderón Hinojosa: la carretera México-Tuxpan, misma que inició hace 18 años y fue suspendida tras la crisis financiera de 1994.

 

La que constituye una de las obras magnas de la actual administración, conectará en sólo dos horas y media al puerto de Tuxpan, en el norte de Veracruz, con la Ciudad de México, reduciendo más de una hora con 40 minutos el tiempo que actualmente toma viajar entre estos dos puntos del país, con la ventaja de que hay un tramo de 93 kilómetros de autopista de altas especificaciones de seguridad.

 

De esta forma, los puertos de Tuxpan, Veracruz, y Tampico y Altamira, Tamaulipas, serán los más cercanos del Golfo de México al centro del país.

 

Los trabajos en sus dos últimas etapas —entre Necaxa-Ávila Camacho y Ávila Camacho-Tihuatlán— se han acelerado, ya que el acceso México-Tuxpan forma parte del corredor carretero Acapulco-Tuxpan, que comunicará el océano Pacífico, el centro del país y el Golfo de México.

 


De acuerdo con la información oficial de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, se integrará al nuevo corredor del Tratado de Libre Comercio de Norte América (TLC) México-Tuxpan-Tampico-Matamoros, llegando hasta Chicago, Illinois, y Toronto, Canadá, lo que ofrecerá una conexión más corta entre el altiplano y el mercado de Estados Unidos con Canadá.

 

El puerto de Tuxpan es el principal punto de ingreso de gasolinas al centro del territorio nacional, con un tráfico aproximado de 8 millones de toneladas anuales; se ubica en el quinto lugar a escala nacional en la operación de graneles agrícolas, con alrededor de 700 mil toneladas anuales en promedio, y su zona natural de influencia es principalmente el Valle de México y el Bajío.

 

Inversión millonaria

 

En la obra carretera hay 93 kilómetros concesionados que construye ICA-Global Vía. En ella se invierten 8 mil 267 millones de pesos.

 

El primer tramo carretero comprende 37 kilómetros de Necaxa, Puebla, a Villa Manuel Ávila Camacho. El acceso de cuatro carriles, con seis túneles gemelos de longitud de 4 mil 14 metros, 12 puentes y viaductos con longitud de 3 mil 165 metros.

 

El tramo Ávila Camacho-Tihuatlán, de 47.7 kilómetros, será de dos carriles, para los que se requiere la construcción de 11 puentes y 28 pasos de desnivel.

 

La autopista abaratará los costos de movimiento de mercancías y personas entre el Golfo de México y la Ciudad de México.

 

Todo el tramo carretero es de 293 kilómetros y el compromiso del titular de la Secretaría de Comunicacions y Transportes, Dionisio Pérez-Jácome, es que antes de que concluya la administración federal quedará concluida y en operación.

 

Beneficios

 

Además de la reducción de 1 hora 40 minutos en el tiempo de recorrido, la autopista aumenta la seguridad vial, al tratarse de una vía confinada de altas especificaciones, cuya operación tiene cuatro entronques a desnivel.

 

Se eliminan cuellos de botella en la ruta, al evitar el paso por los poblados de Nuevo Necaxa, Xicotepec de Juárez y Ávila Camacho.

 

Además se mejora el enlace carretero de los municipios Poblanos de Necaxa, Xicotepec de Juárez y Ávila Camacho Jalpan y V. Carranza, así como de Tihuatlán y Poza Rica, Veracruz.

 

Tuxpan se convierte en el puerto más cercano a la capital de la República y de la región centro del país, detonando el desarrollo en el norte del estado y consolidando el desarrollo del golfo de México, amén de mejorar la competitividad de los puertos de Tampico y Altamira, Tamaulipas.

 

Tuxpan-Tampico

 

Paralelo a la construcción de la autopista México-Tuxpan, se realiza la pista de Tuxpan a Tampico que dará al norte de Veracruz mayor conectividad.

 

La construcción de la autopista Tuxpan-Tampico, forma parte del eje carretero Veracruz-Monterrey y a la vez servirá como conexión a otras rutas carreteras que ya se construyen en San Luis Potosí y Tamaulipas.

 

La obra tiene impacto regional en todo el noreste mexicano y permitirá detonar el crecimiento económico y atraer nuevas inversiones que se traducirán en empleos.

 

Pero lo más importante, es que la zona norte del estado, dejará de ser de las más peligrosas de transitar, no solo por el estado de las carreteras, sino por la alta presencia de criminales que han obligado al gobierno federal a la instalación de una nueva base militar.

 

El puerto de Tuxpan se convertirá en un gran atractivo para la inversión, pero sobre todo en una opción inmejorable para el descanso y el esparcimiento de millones de personas, por su cercanía con el altiplano, la belleza de sus playas y riqueza de su gastronomía. (Periódico Milenio)

 

Share: