Glencore retrasa operaciones por Tuxpan hasta 2020

Construirá terminal de combustible hasta el tercer trimestre del 2020 en este puerto

Problemas con los permisos de construcción retrasan la inversión del Gigante multinacional de Suiza

 

Por: Daniel Rodríguez

 

El inicio de las operaciones en la terminal de combustible de 1.5 millones de barriles de Glencore en el puerto mexicano de Tuxpan en el estado de Veracruz se retrasó hasta 2020.
Se esperaba inicialmente que la terminal comenzara las operaciones comerciales en el primer semestre de 2019, pero ahora se espera que comience a operar en el tercer trimestre de 2020 después de que comience la construcción en el segundo trimestre del próximo año, dijo el lunes la firma suiza de materias primas.

La terminal se construiría en una ubicación estratégica en el Golfo de México que permitiría a Glencore abastecer directamente al área metropolitana de la Ciudad de México, el mayor mercado del país.

Actualmente, hay una carrera en curso para abastecer a la región central de México, donde, además de Glencore, compañías como Valero, ExxonMobil, Total, BP, Shell y Repsol buscan obtener una participación del mercado.

La región central incluye la Ciudad de México y los estados de México, Hidalgo, Puebla, Querétaro, Guanajuato, Morelos y Tlaxcala. Esta área representó el 34% de toda la gasolina y el 25% del diésel consumido en el país en 2017, según los datos de la Secretaría de Energía de México (SENER).

Glencore no dijo por qué se cambió el inicio de operaciones. Sin embargo, varios desarrolladores dijeron a S&P Global Platts que los problemas con los permisos están retrasando la construcción de terminales en México.

De acuerdo con la base de datos de proyectos terminales de SENER, el proceso de permisos regulatorios para el proyecto Tuxpan de Glencore está en curso.

Tuxpan es uno de los dos terminales marítimos con los que Glencore está involucrado en México. En agosto, la compañía comenzó a operar una terminal de 600,000 barriles en el puerto de Dos Bocas, en el sur de México, en el estado de Tabasco.

En 2017, la compañía se posicionó como el minorista de combustible privado más grande de México luego de asociarse con el grupo minorista Grupo 500 para lanzar la marca G500 Network.

El consorcio tiene más de 1,400 forecourts en México, más del 10% del total del país. Cerca de 400 de este total de estaciones de servicio están ubicadas en la región de la Ciudad de México.

Las estaciones de la red G500 vendieron más de 160,000 b / d de gasolina y diesel en 2017, dijo la empresa conjunta anteriormente.

La franquicia representó el 13.8% de las ventas totales de gasolina y diesel en México en 2017, según datos de SENER.

Share: