Pasó por Veracruz la Caravana Paso a Paso por la Paz de los migrantes: “No somos maleantes, no somos criminales, somos trabajadores internacionales”

Por Concepción Hernández

 


Alrededor de la una y media de la tarde, en la iglesia de San José, perteneciente a la Orden del Santo Evangelio, de frailes franciscanos, entraron algunos de los migrantes centroamericanos que vienen en la Caravana Paso a Paso por la Paz con los Migrantes. Llegaron hombres mujeres de Honduras, con sus pequeñas banderas, de El Salvador, de Guatemala. Traían sus pancartas con las fotos de sus familiares desaparecidos, como doña Marcelina Ayala, de la región de Sonsonate, en El Salvador, quien en el año 2006 perdió a su hijo, su nuera y al nieto que viajaban en una pequeña embarcación y cruzaban el Pacífico en aguas pertenecientes a México. Otros familiares perdieron a sus familiares en Tamaulipas, de los 72 que fueron secuestrados, asesinados y enterrados por sicarios, con la complacencia y ayuda de agentes del Instituto Nacional de Migración.


No estuvo en la misa de San José la mayoría de los migrantes, sólo una delegación, pues la mayoría partió desde el sábado en la tarde de La Patrona, en el municipio de Amatlán, para llegar a Puebla. Esta mayoría iba con el Padre Alejandro Solalinde Guerra, que encabeza la caravana. En la iglesia de San José tanto en la entrada de la misa, en la homilía y al final, hubo palabras de solidaridad y aliento para los familiares de los migrantes. Un fraile franciscano dijo un discurso muy emotivo, lleno de coraje por tanto atropello contra estos hombres y mujeres que van a buscar trabajo a Estados Unidos y viven un infierno al atravesar nuestro país, pues están a merced de secuestradores, policías y agentes de migración. Aparte de lo anterior, muchos caen del tren por resbalón o porque se duermen, quedando mutilados o muertos. Ayer mismo, a la altura de Río Blanco, resbaló un migrante (no de los de la Caravana) y cayó golpeándose la cabeza, por lo que está grave este día.  

 

Después de la misa y de que los familiares de los migrantes hablaron con los medios, aproximadamente 200 personas entre ellos y personas que se les unieron procedentes de La Patrona, del mismo Orizaba y de Oaxaca, hicieron una marcha hasta las vías del tren, junto a la entrada de la ciudad. Ahí, cuando llegaba el tren “La bestia”, el que se detuvo un rato, el franciscano rodeado de los migrantes, se subió al frente del tren y desde allí hizo un pronunciamiento fuerte, por la justicia, porque este gobierno proteja a los trabajadores.


En la marcha los migrantes gritaban consignas como “No somos maleantes, no somos criminales, somos trabajadores internacionales” y otras más. De La Patrona –comunidad del municipio de Amatlán de los Reyes- llegaron a Orizaba muy cansados, pues llevan una semana caminando a ratos, parándose en cada lugar del paso del tren.


Ahí en las vías, vimos a migrantes de los que no van en la Caravana, recibir también agua y raciones de comida, era un grupo como de unos 10 que esperaban al tren para seguir su camino hacia el norte, no sin antes haber conmovido a los orizabeños.


Ya terminado el acto de protesta en las vías, los migrantes abordaron sus 4 autobuses, se despidieron de las mujeres solidarias de La Patrona y se fueron camino a Puebla, donde, aproximadamente a esa misma hora, era detenido el Padre Alejandro Solalinde, que, aunque fue liberado en poco rato, sufrió la humillación.


Nota redacción: Esta información es de una mexicana que desde diferentes puntos del país da su apoyo solidario a los hermanos centroamericanos y es conocida por su defensa a los derechos humanos

Share: