¿Qué hacía Marilyn Monroe en la primera portada de la historia de Playboy?

Para entonces acababa de afianzar su personaje

 

Por: Sandra Arbat/La Vanguardia

 

La primera portada de Playboy fue para Marilyn Monroe. En su interior se publicaba por primera vez una foto de la actriz desnuda, realizada por Tom Kelley, inédita hasta el momento. Se vendieron 53.991 revistas y Marilyn cobró tan solo 50 dólares por la sesión.

Cuando se hicieron públicos aquellos retratos de la artista más deslumbrante del Hollywood de los años 50 -que correspondían a un cenital de la estrella sobre una cortina arrugada, y a otra imagen donde aparecía con los pechos desnudos y las piernas flexionadas- para entonces acababa de afianzar el personaje de Marilyn Monroe con Niágara (1953). Nacía una estrella que acapararía portadas, calendarios y postales, y que acabaría por desterrar a Norma Jeane Baker (su auténtico nombre).

El primer número de Playboy. (Photo by Robyn Beck / AFP)
El primer número de Playboy. (Photo by Robyn Beck / AFP) (Robyn Beck / AFP)

Símbolo sexual, mitificada, adorada y criticada, las piezas del puzzle de Marilyn Monroe lo componen probablemente todos los calificativos que le dedicaron durante su carrera. Ella era la exuberancia personificada, la sensualidad, el glamour, la liberación sexual y también el empoderamiento de la mujer.

Mención especial a este último punto. La artista asumió que para triunfar en un sector con una clara dominación masculina tenía que jugar muy bien sus cartas y apostar sobre seguro. Para ello utilizaba su claro atractivo. Sabía cómo seducir a los hombres y se rodeaba de algunos de ellos por una cuestión meramente estratégica. Que si abanderaba el estereotipo sexista de “rubia tonta” era porque quería y, sobre todo, porque le convenía.

La artista asumió que para triunfar en un sector con una clara dominación masculina tenía que jugar muy bien sus cartas

David Conover fue el fotógrafo que la descubrió cuando nadie sabía de su existencia y cuando la vio dijo que “su rostro tenía una luminosidad, una fragilidad combinada con una vibración sorprendente”. Desde entonces protagonizaría cientos de desnudos, pues sabía perfectamente que la gente no prestaba atención a su indumentaria, sino a la ausencia de ella. Es más, ella amaba su desnudez.

Playboy fue su punto de partida y vendrían muchas portadas más. Decenas de ellas. Aquí nació la leyenda de Marilyn Monroe y, como decía Howard Hawks, los caballeros pasaron a preferirlas rubias. Pero par dar rienda suelta a su alter ego tuvo que asesinar a Norma Jean. Y así lo hizo.

Marilyn Monroe estrella del primer número de Playboy el 1 de 12 de 1953
Marilyn Monroe estrella del primer número de Playboy el 1 de 12 de 1953 (Bloomberg)

Share: