Toda adversidad es bendición para el hombre:

 Ángel Ramírez, evangelista internacional cubano

“El poder de Dios se perfecciona en medio de las pruebas, y toda adversidad es bendición para el hombre de fe”.

“Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad” 2 Co.12:19

Por Inés García Nieto

 


En los países desarrollados como Finlandia  no existe la idolatría. Sus habitantes saben que sólo existe un Dios y en él confían, pero eso no los exenta de ser tentados por el mal. Eso es entendible, ya que  si el diablo no tuvo  temor ni vergüenza para tentar a Jesucristo, cuanto más lo hace con el hombre de doble fe de estos tiempos. Es decir, en  aquel hombre que creyendo y conociendo el amor sobrenatural de Dios, duda en momentos de debilidad y prueba.  

Ángel Ramírez Díaz, predicador cubano y miembro de la iglesia Asambleas de Dios, estuvo en Tuxpan y en entrevista con Expreso de Tuxpan, dijo:

Yo conocí al Jesús en una cama de hospital a los 25 años. La ciencia médica, y mira que en Cuba la medicina está en un nivel muy alto, no daba con mi problema de salud. En esos días fui visitado por un creyente y me dijo que Jesús me podía sanar. Yo escuché todo lo que se me dijo del hijo de Dios y lo acepté como mi Señor, pero seguía hospitalizado. Un día llegó un joven médico alocado,  dijo a sus colegas que me iba a ser algo diferente, que lo que pasara era su responsabilidad. Yo me puse en las manos de Dios y días después la fiebre fue bajando y me dieron de alta, pero yo estaba muy agotado. En mi cama hice un compromiso con Jesús y le dije.-Si tu existes, eres real y me levantas, yo te prometo servirte día y noche, con frío o calor, en el valle, en la costa, en la adversidad, en la montaña, a dónde tú me lleves, ahí voy a comunicar tu Palabra. Ayúdame a creer en ti, a conocerte, a llevar las buenas nuevas a todos los rincones del mundo.

Milagrosamente y contra todo comentario de familiares y amigos nacidos y formados en el ateísmo  que criticaban su nueva fe, el joven de 25 años se recuperó y empezó a estudiar la Palabra de Dios, a tener dudas aún, por lo que con humildad extrema pedía apoyo a los más maduros en el camino del Salvador. Su pasión por conocer y entender la Palabra lo llevó a crecer rápido en la teoría y la práctica de la fe: en la vida espiritual.

Esta entrega lo llevó a salir de su país 13 años después de convertirse al cristianismo. Ya casado con Diana, cubana también creyente, la ciencia le dijo que él no tendría hijos a causa del accidente que sufrió a los 14 años en sus prácticas de paracaidismo, pero Ángel creyó en la promesa que Dios dio a Abraham, quien ya entrado en años engendró a Isaac…años después procreó al pequeño Samuel.

Ángel Ramírez Martínez viajó primero a toda la isla de Cuba llevando el mensaje de salvación, después viajó a Europa. En España fundó dos iglesias y su misión lo llevó a Finlandia, un país creyente y muy desarrollado. Ahí no hay cabida para venerar santos ni a otros dioses. Los habitantes siempre ponen en primer lugar a Dios, sin embargo como todo creyente que también es tentado por el enemigo, el finlandés también comete errores, porque si el diablo se atrevió a tentar a Jesucristo cuando oraba y ayunaba, cómo no va a hacerlo con el hombre.     

Sin embargo, aún en la tentación y en la debilidad humana-dice el predicador cubano de 42 años de edad-, el Padre dice que su poder se perfecciona en medio de las dificultades. Solo pide al hombre creer en su amor, en su plan que es perfecto y en su misericordia que es nueva cada día.

Y recuerda lo que él decía, leía y se repetía cuando estaba convaleciendo en la cama de su casa: Los siervos de Dios me dicen que por las llagas de Jesucristo soy sano y salvo, entonces por esas benditas heridas y por esa preciosa sangre soy sano. Eso lo escribió y colocó el escrito en su recámara, sala, cocina, en las puertas y ventanas y las repetía en todo momento…días después el joven Ángel fue totalmente sano y los pronósticos de la ciencia médica fueron echados abajo.

Entonces la revelación llegó a él: Entender que toda enfermedad, toda desgracia, todo problema familiar, de trabajo o económico, ha de ser bendecido por el cristiano que camina en la fe de Jesucristo, porque como dice la Palabra en Romanos 8.28, al que cree en Dios todas las cosas le ayudan a bien, y cuando Él dice todas las cosas, son todas las cosas.     

Entonces, hago un recordatorio al creyente de esta ciudad, dice el profeta Ángel Ramírez Díaz: 

A partir de hoy todo lo que pensemos o digamos, que sea bendición, porque el mismo Pablo se gloriaba en medio del peligro y sus debilidades. Él entendió que era en las dificultades, en los problemas, en las pruebas donde el poder de Dios se perfecciona, y como en las bodas de Canán, el Mesías enseñó que con amor y fe podemos cambiar la preocupación en paz, la enfermedad en salud, la pobreza en prosperidad. Este conocimiento le llevó a escribir el libro “Cambiando el agua en vino”.  

El cubano nacido en Camagüey, dijo que hoy, aunque millones de creyentes estén  orando al reino de Dios, pocos están arrebatando ese reino que ya les pertenece, porque Jesucristo ya hizo su parte muriendo en la cruz por los pecados de la humanidad, y resucitando para un día regresar por los suyos..

Cada día, remarcó, es una gran oportunidad para avanzar por el camino de la salvación, y ese camino exige de nosotros declarar que la salvación ya nos fue obsequiada con un amor sin igual. Nosotros los creyentes debemos entender que de prueba en prueba vamos de victoria en victoria, que los hijos del Altísimo tenemos el linaje del Rey de Reyes, que Él en la tierra quiere ver príncipes y princesas, y a sus hijos en hombres santos, sanos, prósperos y felices. Él anhela que mujeres y hombres cada día digan con sus palabras y sus actos: Soy parte del pueblo escogido y por eso proclamo que el reino de Dios está en mi vida, y que tú hermano/a que hoy lees este mensaje, eres invitado especial de ese reino donde todo es bendición.

 

El predicador cubano Ángel Ramírez Díaz, estuvo en Tuxpan en campaña de sanidad y salvación los primeros días de febrero de 2012 con el pastor Rubén Alarcón Díaz en la iglesia Puerta de Salvación, donde mujeres y  hombres de todas las edades y condiciones sociales fueron tocados por el Espíritu Santo, para ser y dar testimonio del poder del Altísimo.    

Ángel Ramírez fue invitado a Veracruz por el pastor Rodolfo Martínez, presidente de la Red Ministerial de Pastores del estado, y predicó en el templo pentecostés “Puerta de Salvación”, donde oró por los adolescentes y jóvenes, cancelando los planes perversos de satanás en sus vidas, como es muerte, adicción, embarazos fuera de tiempo, estudios inconclusos  y violencia en todas sus formas, entre otros problemas de gran intensidad que hoy aquejan a este sector de la población.   

Share: