Grace Kelly cumpliría 90 años: dura infancia, muchos amantes y una misteriosa muerte

Con un Óscar a sus espaldas, la intérprete abandonó su vida en Hollywood cuando a los 26 años se casó con el Príncipe Rainiero de Mónaco
Abc

Grace Patricia Kelly nacía tal día como hoy hace 90 años en Filadelfia (Estados Unidos). Una mujer que pasó de ser un mito del cine a convertirse en princesa y, con ello, en uno de los iconos de la monarquía europea. Detrás de su gran talento se escondía una infancia marcada por una familia complicada y una corta aunque intensa vida que terminaría con un trágico y misterioso accidente.

Grace Kelly fue la hija de John B. Kelly, un empresario de la construcción, y de Margaret Kelly, una educadora y exatleta. Fue la tercera de cuatro hermanos y sin duda la que conseguiría hacerse más famosa. Su progenitor, conocido por su ideología antisemita, siempre tuvo predilección por su hermana mayor, Peggy, por lo que a la intérprete le costaba mucho conseguir su aprobación, algo que terminó por acercarla más a su madre, a pesar de su violento carácter. Y es que, tal y como llegó a confesar Lizanne, la hermana menor de Grace, creía en una educación basada en castigos y golpes: «Hoy ella sería arrestada por abuso infantil porque no supo medir la vara. Ella exigía obediencia». Además, la intérprete también fue víctima de la ira de su hermana pequeña. «Solía golpearla, sí, ¡realmente lo hice! Yo era la hermana malcriada que le hacía la vida imposible, especialmente si estaba con sus novios», reconoció también en el pasado.

Con un Óscar a sus espaldas, la intérprete abandonó su vida en Hollywood cuando a los 26 años se casó con el Príncipe Rainiero de Mónaco, pero para entonces ya podía presumir de haber conquistado no solo a su público, sino a algunos de sus compañeros de reparto. Incluso llegó a enamorarse del conocido como «rey de Hollywood», Clark Gable o del también actor Ray Milland, un hombre casado. Antes de todo eso, en su biografía no autorizada firmada por Wendy Leigh, se afirma que tuvo una aventura con su profesor de Arte Dramático -también casado- a quien habría esperado desnuda en su casa cuando este se retiró a preparar un café.

Grace Kelly, Alberto II De Mónaco, Carolina De Mónaco, Estefanía De Mónaco, Rainiero III De Mónaco
Grace Kelly, Alberto II De Mónaco, Carolina De Mónaco, Estefanía De Mónaco, Rainiero III De Mónaco

Pero Grace Kelly, cuya repentina muerte recuerda irremediablemente a la de la desaparecida Diana de Gales, se convirtió en un auténtico mito entre la realeza europea. El 13 de septiembre de 1982 Grace de Mónaco sufrió un fatídico accidente de coche cuando regresaba junto a su hija Estefanía al palacio de Montecarlo. A pesar de que una serie de comunicados engañosos intentó maquillar la gravedad del suceso, la noche del día siguiente se confirmaba las peor de las noticias: la mujer del Príncipe Rainiero moría a causa de un una hemorragia cerebral y vascular en la clínica a la que había sido trasladada.

Son muchas las preguntas que han surgido en torno a este misterioso accidente que le arrebató la vida. Un granjero llegó a afirmar que era Estefanía de Mónaco, de 17 años, quien conducía el vehículo. Por su parte, su hermana Carolina confesó que Estefanía le dijo que su madre «no podía frenar, que los frenos no funcionaban». Otras hipótesis apuntan a que podría haber confundido el pedal del freno con el del acelerador o que perdiera la movilidad en las piernas como causa de un derrame cerebral. Pero lo cierto es que poco se puede hacer hoy para conocer qué originó verdaderamente la tragedia que se ha asociado tradicionalmente a una leyenda negra del siglo XIX, cuando Rainiero I abandonó a una gitana que habría vertido una maldición contra toda la familia: «¡Ningún Grimaldi hallará la felicidad en el matrimonio!».

Share: