Cuál es la relación entre Godzilla y las bombas nucleares de Hiroshima y Nagasaki

La historia comienza con un decepcionante viaje de negocios a Estados Unidos de uno de sus creadores en donde sobrevoló las islas Bikini, donde un atunero había sido víctima de la radación

Por Abc Cultura

Godzilla es una metáfora del terror que engendra una amenaza a la que no sabemos enfrentarnos, esto es: la bomba atómica. Sin embargo, se hizo desde la sutileza y la no vinculación directa a las bombas nucleares de Hiroshima y Nagasaki, que sirvieron de idea inspiradora al autor Ishiro Honda además de Tomoyuki Tanaka. Esta es la historia, en homenaje al 73 aniversario del lanzamiento de la bomba atómica en Nagasaki.

La historia, que recuerda la BBC, empieza con un viaje de negocios decepcionante del productor Tomoyuki Tanaka que pasó por las islas Bikini, en donde unos años antes la tripulación de un atunero japonés sufrió las consecuencias de la radación derivadas de la explosión de una bomba de hidroógeno desarrollada por Estados Unidos.

A partir de esa idea inspiradora, a Tanaka se le ocurrió hacer la historia de un monstruo nuclear que salía de las aguas. Pero volvieron en las reuniones, cada vez más, volvieron sutiles los vínculos entre bombas y monstruo. «Pienso que mostrar visualmente que la bomba creó al monstruo, eso hubiera sido ir demasiado lejos y no me habría sorprendido si la gente hubiera protestado por una película así», así lo explicoHonda, el director de la película, en su biografía escrita por Steve Ryfle y Ed Godziszewski, tal cual cuenta la BBC.

Y es que en la cultura popular japonesa siempre estuvo presente la tragedia colectiva, sobre todo a raíz de las experiencias en Hiroshima y Nagasaki. De hecho, como explicaba Pablo Martínez Pita en un artículo en este periódico, «tan apegada a la cultura popular japonesa es la imagen de las colegialas con falda tableada como la de indefensos ciudadanos en constante zozobra. Y una de las más terribles amenazas creadas por la imaginación japonesa se llamó Godzilla».

Como saben, el popular y terrible monstruo apareció por primera vez en 1954, en la película aquí estrenada con el título de «Japón bajo el terror del monstruo». Hasta 28 cintas se han rodado a partir de entonces con el lagarto gigante de protagonista, hasta convertirse en un inusual símbolo de la cultura nipona. «Y está presente el miedo nuclear», cuenta Pita, porque suponía que el engendro era producto de pruebas atómicas. «No es de extrañar, ya que, al fin y al cabo, son ellos los únicos que han probado en carne propia los efectos de la gran bomba. Esta circunstancia estuvo muy presente en el subconsciente japonés en los años de la posguerra, más que el miedo a los terremotos o catástrofes similares que también han padecido de forma reiterada».

De hecho, según recoge este medio británico, en su biografía los autores afirman que «en Godzilla, Honda alude de manera directa y en repetidas veces a la guerra, la bomba y a los sobrevivientes de Hiroshima y Nagasaki. Se muestran aviones de guerra, tanques y convoyes militares. El embate del monstruo es una onda de choque en cámara lenta, su aliento radiactivo incinerando gente, autos y edificios».

This entry was posted in noticias. Bookmark the permalink.

Comments

Comments are closed.