Las curiosidades de los años bisiestos: ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Quién?

 El 29 de febrero es el día número 60 del año en el calendario gregoriano y sólo existe en los años bisiestos; esto es, cada cuatro años.

 

El año bisiesto se calcula de esta forma: un año normal del calendario Gregoriano cuenta 365 días cuando en realidad son exactamente 365 días, cinco horas, 48 minutos y 56 segundos (365.25 días). Estas horas se redondean a seis, lo que hace que cada cuatro años (año bisiesto) sumen un total de 24 horas (un día).


Desde hace 2 mil años, cuando Julio César creó el calendario que llamamos Juliano, un año de cada cuatro es bisiesto; es decir, febrero tiene 29 días en lugar de 28. Fue Gregorio XIII quien lo reformó tal como lo conocemos hoy en día.

 

El origen del término “bisiesto” proviene de la época de Julio César. El primer día de cada mes se llamaba calendas, el séptimo era las nonas y el décimoquinto día los idus.

 

En lugar de decir 28 de febrero, los romanos decían “primum dies ante calendas martias” (primer día antes de las calendas de marzo). El 27 de febrero era el “secundum dies ante calendas martias” (segundo día antes de las calendas de marzo), el 26 de febrero, tercer día y así sucesivamente.

 

Para introducir la novedad del año bisiesto, Julio César intercaló un día entre el sexto y el quinto día antes de las calendas, o sea entre los días que hoy son el 23 y el 24 de febrero. Este día adicional fue llamado “bis sextus dies ante calendas martias” o “segundo día sexto antes de las calendas de marzo” y el año que contenía ese día se llamó por eso “bissextus”.

 

Un año es bisiesto si es múltiplo de 4, con una importante excepción: si es múltiplo de 100 (es decir, si termina en 00), sólo será bisiesto si también es múltiplo de 400.


>2012, el año actual, es bisiesto, y el siguiente será hasta 2016.


> Sí fueron bisiestos 1600 y 2000 (y lo serán 2400, 2800, 3200, etcétera).


> No fueron bisiestos 1700, 1800, 1900 (y tampoco lo serán 2100, 2200, 2300, etcétera).


Los nacidos en este día suelen celebrar su cumpleaños el 28 de febrero o el 1 de marzo en los años no bisiestos, dependiendo normalmente de si el nacimiento en sí se dio previo al mediodía o posterior a éste.

 

Si el cumpleañero nació entre las 00:00 y las 11:59 debería celebrársele el 28 de febrero; por el contrario, si nació entre las 12:00 y las 23:59, entonces debería ser celebrado el 1 de marzo.

Por razones religiosas el calendario gregoriano no fue aceptado en Europa por los países protestantes.

Alemania vivió años de confusión, debido a que al cruzar la frontera de un Estado católico a otro protestante había que cambiar de calendario.

 

Inglaterra, junto a sus colonias, lo aceptó en 1752, en medio de protestas populares antipapistas al grito de: “¡Devolvednos nuestros 11 días!”. Esas manifestaciones merecieron la mofa del cáustico Voltaire: “Los ingleses prefieren que su calendario esté en desacuerdo con el Sol a que esté de acuerdo con el Papa”.

 

Los países ortodoxos se resistieron más. Para actualizar su calendario, Rusia necesitó una revolución, llamada “de octubre”, cuando en el resto de Europa ya era noviembre, y Grecia recién se alineó en el año 1923.

 

En América Latina, debido a las dificultades de comunicación, el nuevo calendario se instauró un año después, en 1583, una contribución de la Iglesia Católica a nuestro continente, que raras veces se menciona.

 

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, en España hay unos 30 mil ciudadanos “bisiestos”. En los años no bisiestos celebran su cumpleaños el 28 o el 1 de marzo.

En Irlanda, los bebés nacidos el 29 de febrero reciben un premio de 100 euros.

A las personas que nacen el día 29 se les denomina “leapers”, palabra que proviene del término “leap year”, año bisiesto en inglés.

 

En un 29 de febrero nacieron personajes ilustres como el escritor inglés John Byron (1692), el compositor italiano Gioacchino Rossini (1792) y el Papa Pablo III (1468).

 

El calendario maya finaliza abruptamente el sábado 23 de diciembre de 2012, 5 mil 125 años después de iniciarse la era del “Quinto Sol”.

 

Un 29 de febrero Michael Jackson ganó ocho Grammys en 1984.

 

En el cine, la clásica película “Lo que el viento se llevó” obtuvo ocho Oscar un 29 de febrero de 1940.

 

También, un 29 de febrero de 1968, la icónica banda The Beatles ganó un Premio Grammy.

Share: