Se fracturaron cuatro bombas Jet de la Unidad 1 de la Central Nucleoeléctrica Laguna Verde (CNLV), luego de ponerla en funcionamiento a toda su capacidad para estrenar la repotenciación de la planta que costó 800 millones de dólares, revela el físico Bernardo Salas Mar.

El ex-trabajador de la CNLV dice que simplemente las bombas ‘no soportaron’ la nueva potencia del sistema, situación que evidencia dos asuntos graves: corrupción en la asignación del contrato de repotenciación y riesgo de ocurrencia de accidentes nucleares graves.

Share: