Ardió Súper Alán: Como dragón echaba bocanadas de fuego y humo

 

Redacción Expreso de Tuxpan

 

Una nube negra de humo proveniente de Súper Alán, invadió el primer cuadro de la ciudad de Tuxpan, este lunes 12 de noviembre alrededor de las 13 horas.

 

Ardió este almacén, cuyas llamas amenazaron por horas hoteles, departamentos habitacionales y comercios varios de este céntrico sector. Las primeras acciones del Cuerpo de Bomberos de la localidad, parecían insuficientes, ante lo dantesco del panorama. Bocanadas de humo y fuego, salían por los ventanales como boca de dragón, ante la mirada incrédula de cientos de personas que permanecían en el lugar sin ser desalojadas del área de peligro.

 

Los chorros de agua lanzados por los bomberos tuxpeños, no detenían el crecimiento del incendio, fue hasta dos horas después de iniciado el siniestro, que se puso en marcha el operativo de Protección Civil, participando equipos de bomberos y personal de la Marina, el Ejército, Pemex y CFE.

 

Ahora sí, en su conjunto, con varios carro-taques y potentes bombas, se combatió el incendio por todos los flancos, mientras elementos de bomberos rompían a pedradas los cristales del edificio para introducir los chorros de agua.

 

Muchos de los vecinos, observadores del incendio, se mostraron preocupados de que por tantas horas de intenso fuego, se fuera a desmoronar el edificio, que dejó ver su interior totalmente calcinado y que entre los bloques de concreto, despedía negro humo.

 

Hasta las 19 horas el incendio no había sido completamente sofocado.

Este desastre ocurrido en el corazón de la ciudad, mostró por un lado la valentía del heroico cuerpo de Bomberos de Tuxpan que sin el equipo adecuado ni vestimenta especial, enfrentaron las grandes llamaradas que emergían por todos lados del edificio incendiado, y por otro, la falta de mayor equipamiento y capacitación de este cuerpo de auxilio.

 

El desastre mostró también la falta de mayor coordinación del personal de Tránsito, Policía y Protección Civil, para enfrentar inicialmente el problema ya que no se desalojaron los automóviles por las rutas de acceso al accidente, como tampoco a los cientos de curiosos que bajo el edificio tomaban fotos con sus celulares, exponiendo así sus vidas.

 

La intervención de los demás cuerpos de auxilio, como de la Marina y el Ejército, fue efectiva aunque tardía.

 

Extraoficialmente se sabe que no hubo heridos ya que todos los empleados y clientes, salieron a tiempo del inmueble que por muchos años albergó lo que se llamó Almacenes Brooklyn, y que ahora es rentado por el propietario de Súper Alán, comercio que ha tenido dos accidentes mortales en su interior en 2011. 

 


Share: