«¡Me van a matar!»: las teorías que aseguran que Michael Jackson fue víctima de una conspiración

Un libro de la criminóloga Concha Calleja, publicado hace unos meses, indaga en las sombras de esta muerte que conmocionó al mundo
El País

Hace ya once años, y quizá parezcan incluso más, que el Rey del Pop sucumbió a un cóctel de sedantes administrado por su médico personal Conrad Murray. Tras uno de los juicios más mediáticos de la historia, Murray fue condenado a cuatro años de prisión por homicidio involuntario, pero al cumplir la mitad de la condena salió de la cárcel como parte de un plan del estado de California para «reducir el hacinamiento» en las prisiones.

Lejos de considerar esta sucesión de acontecimientos como un caso cerrado, el libro «Objetivo: Michael Jackson» de la escritora Concha Calleja, publicado hace unos meses, indaga en las sombras de esta muerte que conmocionó al mundo. Licenciada en Historia y Perito Judicial en Criminología, Psicología Forense y Perfiles Criminales, Calleja empezó a investigar a Jacko tras estudiar su relación personal con Lady Di, que fue objeto de otro de sus volúmenes.

En su libro, Calleja narra uno de los momentos más escalofriantes del juicio de Conrad Murray, una declaración del hijo de Michael, Prince, que aseguró que la noche antes de morir, su padre recibió una llamada telefónica y al colgar bajó las escaleras gritando: «¡Me van a matar!».

Su hijo no fue el único que presenció episodios similares. Una de las hermanas de Michael, La Toya, aseguró que él le dijo varias veces que le habían amenazado de muerte. «Me dijo que estaba seguro de que iban a asesinarle. Tenía mucho miedo. Temía por su vida de verdad. Yo en su lugar hubiera pensado lo mismo».

La Toya llegó a decir estas cosas en directo en la CNN, en una entrevista con el periodista Piers Morgan. «Mi hermano fue asesinado por la gente que controlaba su vida», aseguró. «Es gente que se mete en tu vida, consiguen colarse hasta el fondo. Y te acaban controlando, manipulando, gestionando tus fondos, tus finanzas, y todo lo que tienes. Y además tienes que hacer todo lo que ellos te digan. Eso es lo que le estaba pasando a Michael, y él sabía que todo lo que le estaba sucediendo no era justo ni correcto. Simplemente no estaba bien, y le perturbaba muchísimo».

La hermana de Michael estaba haciendo acusaciones gravísimas, y aunque no daba nombres, todos pensaron en AEG Live, la promotora que había contratado al Rey del Pop para dar cuarenta conciertos en Londres, y que fue llevada a juicio por su muerte. El problema es que ella había perdido su credibilidad por las declaraciones que había hecho sobre el tema de la pedofilia de su hermano, tan contradictorias que ya nadie prestó atención a lo que tuviera que decir sobre supuestas conspiraciones para asesinar a Michael.

«Debo confesar que esto es muy difícil para mí, porque Michael es mi hermano y le amo profundamente, pero no puedo y no quiero ser una colaboradora silenciosa de sus crímenes contra niños pequeños e inocentes», dijo en una sorprendente rueda de prensa en Israel en 1993, en la que desveló que sabía todo sobre los abusos de Michael a los niños que invitaba a su rancho de Neverland. «Si me quedo callada, solo alimentaría la culpa y la humillación que esos niños sienten ahora. He visto cheques extendidos de grandes sumas de dinero por Michael Jackson a los padres de aquellos niños», continuó la artista ante los atónitos periodistas. «Esta es la primera vez que hablo del tema, nunca he querido hablar de ello, pero creo que es muy triste porque yo también soy una víctima, sé lo que se siente: estos niños van a estar asustados el resto de su vida y no quiero ver a ningún otro niño inocente afectado de esa forma. Quiero mucho a mi hermano, pero eso está mal, no quiero ver a esos niños sufrir porque yo también sufrí, mi padre abusó sexualmente de mí».

Michael y La Toya
Michael y La Toya – ABC

Al generarse la tormenta mediática por sus palabras, La Toya hizo docenas de entrevistas en prensa y televisión para seguir denunciando los abusos que cometía su hermano. Pero entonces, la familia Jackson al completo salió en defensa de su hijo pródigo y acusaron a La Toya de buscar fama y dinero a costa de humillar a Michael. El patriarca Joe Jackson aseguró que el manager y esposo de La Toya, Jack Gordon (que paradójicamente había sido contratado por Joe para cuidar de su hija), la había manipulado para acusar a Michael y sacar provecho de ello.

En 2014, poco después divorciarse de Gordon, La Toya volvió al redil familiar y aseguró: «Tenía el cerebro completamente lavado. Me sentía como un robot. Gordon me pegaba, tomaba todas las decisiones de mi carrera…. Me hizo decir todas las cosas que él quería durante las entrevistas».

¿Mentía LaToya cuando dijo que su hermano era un pedófilo? ¿O mentía cuando se retractó de esa acusación? Quizá sus declaraciones fueran absolutamente contradictorias, pero el tiempo acabó revelando que sus primeras aseveraciones sobre los abusos sexuales de Michael no eran tan falsas. Y aunque AEG Live fue absuelta, quizá tampoco lo fueron sus palabras cuando aseguraba que Michael sabía que le iban a asesinar.

 

Share: